domingo, 29 de abril de 2012

Va de rodillas

En la primera jornada de los PlayOffs de la temporada 2012 se produjeron dos lesiones en sendas rodillas  izquierdas, la de Derrick Rose y la de Iman Shumpert. El primero no volverá en los PlayOffs y dejará un gran vacío en los Bulls que a buen seguro los Heat aprovecharan, mientras que para el segundo es mucho más grave y se habla de que estará de baja entre 6-8 meses.

Automáticamente el dedo acusador de las grandes masas señaló al lockout como responsable directo de estas dos lesiones, mientras que yo me acordaba de este artículo que avisaba de que en el caso de lesiones del tipo de las de anoche, no culpásemos a la menor preparación por la temporada acortada. 

En él se pone de manifiesto los dos grandes grupos de lesiones existentes, las traumáticas y las crónicas, y parece bastante claro que en los dos casos protagonistas, desafortunadamente, de la noche de ayer podemos englobar esas lesiones en el cuadro de las traumáticas, produciéndose ambas sin contacto alguno con otro jugador. Entonces, ¿podemos culpar al lockout?

Ambos jugadores destacan por un físico envidiable que les permite operar a distintas velocidades, pero precisamente en ambos casos no es que la acumulación de minutos y partidos, con la consiguiente fatiga, tenga demasiado calado.

En la imagen podemos observar la cantidad de partidos que se ha perdido Rose por diversas lesiones, lo que le ha limitado a una temporada de 39 partidos, llegando la lesión en su partido 40 del año, sin haber contacto alguno de por medio. Esto me da a pensar que el lockout ha influido más bien poco en su lesión, y de hecho, al producirse en una acción totalmente aislada me hace preguntarme cómo estaban esos ligamentos antes del partido. El gesto de la rodilla no es muy brusco, y aunque yo no tengo ni idea del mundo de las lesiones, como simple aficionado me inclino porque la lesión tarde o temprano sería inevitable y que ha sido la mala suerte el mayor factor en la desgracia de Rose, de los Bulls y de toda la ciudad de Chicago.



Mientras tanto, el gesto de Iman Shumpert sí fue más feo y se podía intuir que las implicaciones iban a ser más graves. Así fue, pero nuevamente me pregunto, ¿en qué influye el lockout en un mal gesto?

Si diésemos la vuelta a la lesión con el protagonista (lesión de Shumpert en rodilla de Rose y viceversa) sí me inclinaría a pensar que una temporada tan cargada de partidos podría haber influido en "la lesión" de Shumpert, porque sin un gesto tan feo, con la carga de partidos terminas rompiéndote porque tu cuerpo está el límite, mientras que "la lesión de Rose" seguiría siendo cuestión de mala suerte.



Aún con todas, y dando por bueno el supuesto de que el principal culpable es el lockout, habría que aclarar un punto muy importante. Este calendario tan cargado, es consecuencia directa de las negociaciones entre sindicato y patronal. Los jugadores querían jugar el máximo número de partidos posible, mientras que los propietarios también. De mutuo acuerdo sale la tortura vivida, porque unos querían que el prorrateo les fuese lo más favorable posible, y los segundos para minimizar pérdidas. 

Luego sí, la culpa no sería del lockout, sino de los $$$ que querían embolsarse ambas partes. Y claro, como los propietarios no juegan...

Pero ya digo, para mi, ha sido fortuito y no existe debate posible. Solo me queda desear lo mejor a ambos jugadores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada